Las celosías se han utilizado a lo largo de los años como piezas indispensables en cualquier tipo de jardín. Sus formas singulares y el poco espacio que ocupan han permitido ganarse su presencia en muchos de los rincones exteriores de la vivienda.

Pueden actuar como simples piezas ornamentales o también como apoyo para el crecimiento y expansión de distintas variedades de plantas, como por ejemplo las trepadoras.